El efecto cadena que puede producir Estados Unidos en la regulación de las criptomonedas

El presidente de la principal potencia económica de la actualidad, Joe Biden, anunció y firmó un marco regulatorio para el mercado de las criptomonedas y otros activos financieros digitales. Este sector que ha tenido un crecimiento exponencial en los últimos años se encuentra atravesando una serie de medidas regulatorias en todas partes del mundo, incluyendo zonas como la Unión Europea o mercados emergentes como es el caso de América Latina. ¿Qué efectos puede tener la “Ley Biden”? ¿El 2022 será el año de la regulación de las criptomonedas?

No cabe ninguna duda de que las criptomonedas han llegado para quedarse. Ya sea que hablemos de las más conocidas como Bitcoin o Ethereum, o el caso de las “stablecoins” como Tether o USDT que es la sigla con la que se conoce, los inversores de diversos lugares del mundo las han adoptado como un instrumento financiero de cabecera a la hora de armas sus carteras.

Como consecuencia de ello, distintos gobiernos han adoptado la estrategia de actualizar y crear nuevos marcos regulatorios que incluyan a estos nuevos actores y Estados Unidos es una de las primeras potencias en tomar cartas en el asunto al anunciar un marco regulatorio de la mano de su mandatario Joe Biden. Con estas nuevas disposiciones, se busca organizar un trabajo conjunto entre exchanges y las áreas reguladoras que favorezcan la transparencia y la seguridad del sector, así como también disminuir el lavado de dinero.

Este paquete de medidas, que muchos llaman como “Ley Biden”, cuenta con un apartado especial que insta a los organismos competentes a comenzar a desarrollar una criptomoneda local administrada por la propia Casa Blanca, algo impensado hace apenas un par de años atrás. Este anuncio, claro, puso los ojos de muchos expertos en lo que podría ser una criptomoneda impulsada por la máxima economía global.

Lo cierto es que desde hace tiempo se esperaba este anuncio, pero las noticias bélicas que llegaron desde Rusia, hicieron que la agenda se postergara. Ahora que ya ha visto la luz, los referentes de la criptocomunidad global y estadounidense han comenzado a verter sus opiniones al respecto, destacando sobre todo la importancia de un anuncio que pareció “holístico” en relación a los aspectos a cubrir e “informado” teniendo en cuenta lo novedoso de todo el asunto.

Para muchos, es una oportunidad única para que Estados Unidos se posicione como el pionero de políticas inteligentes vinculadas al correcto uso y regulación de las criptomonedas por parte de una economía de potencia, al mismo tiempo que puede generar un efecto contagio en otros países que no se animan a actualizar sus normas impositivas y fiscales. Sin ir más lejos, la Unión Europea también se encuentra debatiendo una normativa similar, llamada Ley MiCA.

Así entonces, a la espera de ver la respuesta de otras administraciones, muchos analistas coinciden en que el 2022 puede ser el gran año de las criptomonedas en cuanto a aceptación y evolución de los gobiernos. Algo que se traduce, sin dudas, en una prueba de reconocimiento.